¿Cuál debería ser la respuesta de los consejos de administración ante la amenaza climática?

Para los consejos de administración, los estragos causados por la pandemia de COVID-19 han supuesto un duro recordatorio de que las crisis pueden acaecer en cualquier momento. La pandemia afectó a las empresas desde el minuto uno y sin previo aviso, obligándolas a improvisar sus planes de respuesta a la crisis. No obstante, la COVID-19 no es la única amenaza que sobrevuela a las empresas.

How Should Corporate Boards Respond to Climate Risk?

La amenaza del cambio climático lleva décadas presente, pero se ha descartado como prioridad hasta hace muy poco. De conformidad con el Informe de Riesgo Global 2020, el cambio climático está entre las cinco amenazas principales de la próxima década. No obstante, según PwC, «el 51% de los consejeros afirman que sus consejos tienen muy claro el impacto que pueden tener en sus sociedades los aspectos medioambientales, sociales y de buenas prácticas (ESG) como el cambio climático.»

Los riesgos y oportunidades asociados al cambio climático están asociados a un alto nivel de complejidad e impredecibilidad. Este aspecto se tiene que reevaluar con frecuencia en función de la aparición de nuevas variables, como cambios legislativos o tecnologías disruptivas. Por estas razones, es fundamental que los consejos de administración y los altos directivos sean flexibles en su respuesta.

Los consejos de administración deberán desempeñar un papel fundamental en la forma en las que las empresas abordan aspectos tan serios como el cambio climático. Aun así, muchos consejeros albergan dudas o se muestran reticentes en cuanto a qué medidas tomar. Mientras crece la demanda por una mayor transparencia en lo relativo al clima, los consejos se ven obligados a desempeñar un papel fundamental para responder a la creciente amenaza que supone el cambio climático.

A continuación, se exponen las formas en las que los consejos de administración pueden abordar el cambio climático e impulsar cambios en este sentido en sus organizaciones.

«En tanto que líderes empresariales, tenemos una función importante a la hora de garantizar la transparencia relativa a los riesgos y las oportunidades relacionadas con el cambio climático, y animo a todos a aunar esfuerzos para mejorar las prácticas empresariales y la transparencia en lo relativo al clima en todos los sectores y regiones.»

 

-Bob Moritz, Presdiente Global de PwC

FOMENTAR LA CONCIENCIA CLIMÁTICA EN LOS CONSEJOS DE ADMINISTRACIÓN

Para poder tomar decisiones bien informadas sobre riesgos climáticos, los consejos deben estar formados por personas con suficiente información y comprensión de los aspectos climáticos. Según una encuesta de PwC, «menos de la mitad (47%) de 550 directivos del máximo nivel decían que sus consejeros tenían un buen conocimiento de la cuestión.»

Si bien puede no ser realista contar con expertos en la materia en el consejo de administración, sí deberían ser exigibles unos conocimientos básicos de los temas relacionados con el clima. Estos conocimientos son necesarios para poder integrar los cambios relacionados con aspectos climáticos en el consejo de administración sin fisuras.

Se recomienda encarecidamente solicitar asesoría experta para abordar aspectos medioambientales más complejos.

LOS CONSEJOS DE ADMINISTRACIÓN TIENEN QUE ABORDAR LAS CUESTIONES RELEVANTES SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO

Los aspectos climáticos se deben tener en consideración en todas las decisiones que tome el consejo. Además, los consejeros deben intensificar la presión sobre sus empresas para que den pasos más significativos en los que respecta al cambio climático, como marcarse objetivos ambiciosos de reducción de emisiones.

Esto pasa por plantearse las preguntas relevantes y mantener un diálogo abierto sobre el cambio climático.  Estas preguntas son, sin limitación:

  • ¿Cuáles son los riesgos climáticos inminentes a los que se enfrenta la empresa actualmente y qué medidas toma para mitigarlos?
  • ¿Qué está haciendo la dirección para evaluar futuros riesgos climáticos y qué factores se han tenido en cuenta en la elaboración de la estrategia a largo plazo y en la toma de decisiones?
  • ¿Qué política sigue la empresa en la actualidad para comunicar los riesgos relacionados con el clima?
  • ¿Cómo publica la empresa sus iniciativas climáticas? ¿Cómo se prepara para una mayor demanda de transparencia?

Al plantear los temas adecuados, los consejos de administración tienen la capacidad de dejar claro a los altos directivos que una de sus prioridades es establecer una estrategia bien informada frente al cambio climático.

¿QUÉ RIESGOS CLIMÁTICOS DEBERÍAN PREOCUPAR MÁS A LOS CONSEJOS DE ADMINISTRACIÓN?

El siguiente paso, según un informe del Institutional Investors Group on Climate Change, los consejos de administración deberían tener en cuenta los siguientes riesgos a la hora de desarrollar su respuesta estratégica al cambio climático:

  • Mayor obligación de declaración de emisiones
  • Regulación estatal más amplia
  • Riesgo de demanda judicial
  • Evolución de la opinión y las preferencias de los clientes
  • Mayor escrutinio y presión por parte de las partes interesadas
  • Riesgos físicos como eventos climáticos extremos, subida del nivel del mar y aumento de la temperatura media

Dependiendo de la empresa concreta y su sector, alguno de estos riesgos podrá ser más relevantes que otros. Por esa razón, es importante que los consejos de administración lleven a cabo un análisis de deficiencias de su planificación y respuesta estratégicas.

Además de la gestión del riesgo climático, también es importante que los consejos de administración sean capaces de identificar y aprovechar oportunidades relacionadas con el clima. Entre estas pueden estar la adopción de nuevas tecnologías, incentivos de poyo a determinadas políticas, a acceso a nuevos mercados, entre otras.

ESTRATEGIA CONTRA EL RIESGO CLIMÁTICO. EL CORTO PLAZO FRENTE A LARGO PLAZO

A medida que aumenta la presión de los accionistas y la normativa correspondiente se hace más estricta, los consejos de administración empiezan a poner manos a la obra. Sin embargo, Deloitte revela que, la mayor parte de estas medidas, son a corto plazo. Si bien no se puede negar el tirón de la gratificación inmediata que suponen las medidas a corto plazo, si las sociedades pretenden tomar medidas que mitiguen realmente el riesgo de cambio climático es imperativo contar con una visión a largo plazo.

«Los siguientes pasos podrán ayudar a las empresas a abordar el cambio climático:

  • Entender los riesgos que el cambio climático presenta a las empresas, y las oportunidades que se pueden abrir al pasar a ser parte de la solución.
  • Evaluar la escala de reducción de emisiones necesaria, y los factores clave para alcanzarla.
  • Calcular el coste de la reducción de emisiones y demás iniciativas de ajuste.
  • Situar los riesgos y oportunidades derivados del cambio climático dentro de una estructura de buenas prácticas para garantizar una estrategia cuantificable.»

Fuente: Deloitte

Para concluir, gestionar el cambio climático se ha convertido rápidamente en una de las principales responsabilidades del consejo de administración. Esto supone supervisar la información publicada relativa al cambio climático, pero también identificar y abordar unas amenazas que evolucionan rápidamente.