Las cinco cualidades principales que debe tener un Director Jurídico

La función y el ámbito de actuación de los directores jurídicos está evolucionando rápidamente.

Las cinco cualidades principales que debe tener un Director Jurídico

Si bien la función original de un director jurídico era, tradicionalmente, ofrecer asesoría jurídica para llevar a cabo tareas legales para a las distintas áreas de la organización, el puesto adquiere un carácter cada vez más interdisciplinario. La función y el ámbito de actuación del director jurídico está en evolución. Un director jurídico eficiente debe ser un jefe de negocio, un negociador y un impulsor de la transformación digital.

Un director jurídico eficiente debería tener varias características.

«En la actualidad, del director jurídico es un miembro fundamental de la alta dirección, que asesora no solo en cuestiones jurídicas y análogas, sino que ayuda a definir la perspectiva y las cuestiones relativas a la empresa.»

Fuente: Harvard Business Review

UN BUEN DIRECTOR JURÍDICO ACTÚA COMO UN LÍDER

Para empezar,  el director jurídico que se ciñe estrictamente a las  cuestiones legales cotidianas puede perder perspectiva  de los objetivos y la planificación estratégica a largo plazo. Un buen director jurídico debe saber mantener el delicado equilibrio entre sus obligaciones legales y la prioridad de los objetivos a medio y largo plazo de la empresa.

La función del director jurídico ha evolucionado a una función de alto directivo, que requiere contar con más habilidades y perspectiva. Un buen director jurídico cuenta con conocimientos técnicos y es capaz de realizar contribuciones significativas a la estrategia y la política globales de la empresa.

«Un buen director jurídico debe ser un líder consistente con capacidad de atraer el talento adecuado y sin miedo a tomar decisiones difíciles».

Keith Nelsen, vicepresidente ejecutivo, director jurídico y secretario de Best Buy. Fuente: Korn Ferry

GESTIÓN DE RIESGOS

Una de las prioridades del director jurídico es identificar y gestionar riesgos. Ahora mismo, el entorno de riesgo es más complejo que nunca, ya que la pandemia de COVID-19 ha generado nuevas amenazas,  que por su naturaleza, son mucho más complejas.

Es función de un buen director jurídico identificar los riesgos a los que la empresa está expuesta. Según Deloitte, “los directores jurídicos y los especialistas en riesgos están llamados a colaborar para desarrollar un marco efectivo que tiene en cuenta multitud de riesgos legales que existen en las entidades y diseña mecanismos de control para mitigar los más críticos.”

GESTIÓN EFECTIVA DEL TIEMPO

En segundo lugar, para un director jurídico, la gestión efectiva del tiempo es clave. Muchas veces, los directores jurídicos se encuentran con que lo urgente no deja tiempo a lo importante. Según Gartner, “Más de la mitad de los directores jurídicos lamentan que su trabajo se ve interrumpido por asuntos urgentes al menos el 70% del tiempo.”

Un buen director jurídico es aquel que es capaz de identificar las herramientas adecuadas para gestionar el tiempo de manera eficiente. Hay herramientas, como Contract Lifecycle Management, Entity Management, y Litigation Management que facilitan los procesos operativos, ahorran tiempo y reducen riesgos. De esta manera, el director jurídico siente que controla sus propios tiempos y se puede centrar en las tareas que merecen su atención.

UN DIRECTOR JURÍDICO NECESITA UNA MENTALIDAD CREATIVA

Un buen director jurídico debe tener una mentalidad creativa. Su efectividad depende de ser capaz de manejar los infinitos detalles de las operaciones sin dejar de ver la foto de conjunto. En la misma línea, un buen director general debe gestionar el presente a la vez que anticipa el futuro.

Especialmente en los dos últimos años, el equipo jurídico se ha convertido en mucho más que en un fiel aliado.

Katherine Woods, Directora Jurídica del Grupo, Mitie

UN BUEN DIRECTOR JURÍDICO LIDERA LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

Por último, una de las funciones más importantes de un director general es acompañar a su equipo en la transformación digital.

En 2021, la tecnología supone un factor fundamental en el éxito y la productividad de los departamentos jurídicos modernos.   El director jurídico deber capaz de garantizar una transición tecnológica sin fisuras en su equipo eligiendo la tecnología adecuada.

Según Deloitte, solo el 29% de los equipos jurídicos están preparados para la adopción de nuevas tecnologías.  Además, solo el 56% de los equipos jurídicos están en proceso de adoptar nuevas tecnologías. Depende del director jurídico cubrir las deficiencias tecnológicas y guiar a sus departamentos jurídicos en su transición digital. Según PwC, los directores jurídicos deben «introducir nuevas tecnologías con el fin de ofrecer servicios más eficaces y eficientes y permitir a sus equipos centrarse en tareas más interesantes y con más valor añadido.»

Para concluir, la función del director jurídico es cada vez más dinámica.  Le corresponde mantener el equilibrio entre una elevada carga de trabajo y un buen uso de la tecnología para mejorar la eficiencia y productividad de todo el departamento.

La suite DiliTrust Governance puede ayudar a su departamento jurídico a completar su transformación digital.