La generación Y, impulsora del cambio: qué pueden hacer las empresas para atraer y retener a los jóvenes talentos

Con el fin de garantizar la fidelidad de los talentos de las generaciones Y y Z, la cultura corporativa tendrá que dar prioridad a la formación tecnológica.

El mes pasado, la edición del Millennial Survey de Deloitte de 2018 reveló que los trabajadores más jóvenes esperan que las empresas les ofrezcan formación que los prepare para la Industria 4.0, además de tener auténticas dudas sobre la ética corporativa. Ante esta situación, ¿cómo pueden las empresas apoyar, formar y retener mejor a esos talentos esenciales en beneficio de todos?

La generación Y, impulsora del cambio: qué pueden hacer las empresas para atraer y retener a los jóvenes talentos

Algunas ideas sobre los trabajadores de la generación Y

Las empresas que buscan atraer y retener a los talentos de la generación Y leerán con atención los resultados del Millennial Survey de Deloitte de 2018. Los jóvenes talentos pertenecientes a las denominadas generación Y y generación Z, nacidos entre 1980-2000 y 1995-2012 respectivamente, esperan que sus empleadores, además de impulsar el cambio, los preparen adecuadamente para trabajar con las nuevas tecnologías. De los 10.455 encuestados de la generación Y y los 1.844 de la generación Z, más de la mitad desea trabajar en entidades que otorguen prioridad a la diversidad, la flexibilidad y la cultura. Según la encuesta, a los trabajadores más jóvenes no les preocupan «los cambios a gran escala generados por la Industria 4,0», sino el hecho de que las empresas los ayuden a desarrollar las competencias necesarias. En 2018, también se redujo el número de jóvenes que considera que el sector corporativo actúa de forma ética y con las motivaciones adecuadas.

 Tecnología, formación y retención del talento 

Ron Alsop, autor de The Trophy Kids Grow Up, ha advertido a las empresas de que, en la actualidad, «no pueden permitirse ignorar a la generación Y debido a la inminente necesidad de talentos para sustituir a la generación del «baby boom», que llega a la edad de la jubilación». En el año 2020, la generación del milenio representará el 50 % de la población activa mundial. Las empresas que tarden en reconocerlo se quedarán atrás. Este año, la encuesta CEO Survey llevada a cabo cada año por PwC ha permitido constatar el incremento de la preocupación de los CEO ante los problemas de suministro de talentos, una cifra que ha pasado del 31 % en 2017 al 38 % en 2018. Para las empresas con un pensamiento estratégico, no contar con el talento adecuado para alcanzar sus principales objetivos es una cuestión extremadamente preocupante. Por esa razón, para las empresas que busquen a sus trabajadores en la cantera de talentos de la generación Y, será una decisión inteligente adoptar más tecnologías digitales. El 75 % de esos jóvenes trabajadores considera que poder acceder a la tecnología les permite ser más eficaces en su trabajo. En un panorama empresarial que está cambiando radicalmente y ante claras pruebas de que la generación del milenio siempre está considerando nuevas oportunidades, es fundamental lograr retener a los talentos. Los datos clave sugieren que prácticamente el 50 % de los jóvenes talentos considera que la formación y el desarrollo son incentivos para permanecer en su empresa actual.

Un cambio radical 

Sin embargo, para los empresarios que deseen aprovechar la energía y el entusiasmo de sus trabajadores jóvenes, puede ser necesario entender primero qué es lo que les motiva. La generación del milenio es la primera generación que ha crecido en la era digital. Es sorprendente su conocimiento, al igual que su dependencia, de la tecnología. En 2018, por ejemplo, varios investigadores estadounidenses del área del Pew Research Centre dedicada a la generación Y, han constatado que el 92 % de los «millennials» estadounidenses posee teléfonos inteligentes, y que el 97 % utiliza internet a diario. Tienden a la inmediatez, y también hay más posibilidades de que realicen varias tareas mientras están conectados. Como no podía ser de otra manera, estos nativos digitales hacen mucho hincapié en el uso de la tecnología en el trabajo, y un 66 % de los trabajadores jóvenes declara que la tecnología más avanzada es un factor importante a la hora de plantearse trabajar en una empresa.

Los académicos coinciden en que, para los trabajadores más jóvenes, es muy importante disfrutar de una trayectoria profesional flexible, ya que dan prioridad al «equilibrio entre la vida profesional y personal», frente a sus compañeros de generaciones anteriores, para quienes prima la carrera profesional. En el lugar de trabajo, la generación Y valora la sinceridad y una comunicación regular con sus supervisores. Las investigaciones también han señalado que es una generación que necesita observaciones positivas en el trabajo, algo que puede resultar molesto para la dirección. Asimismo, prefieren trabajar en equipo, además de porque les gusta, porque prefieren evitar asumir riesgos en el trabajo.

 Innovación 

Para los empresarios que se enfrentan a una escasez de talentos es imprescindible contratar trabajadores enérgicos de la generación del milenio, capaces de traer el cambio. Y también lo es entender sus preocupaciones y necesidades. Las empresas que adoptan la innovación digital pueden saciar las expectativas de muchos jóvenes que valoran la velocidad, la eficacia y la facilidad en sus entornos de trabajo.

DiliTrust ofrece seis programas para el gobierno corporativo y la transferencia segura de datos. Todas las soluciones son sencillas, intuitivas y fáciles de utilizar desde un ordenador o una tableta. Además, han sido diseñadas para optimizar el trabajo en equipo, ya que todas las plataformas permiten que los usuarios intervengan personalmente en los proyectos y propongan nuevas ideas mediante notas y mensajes en línea.

DiliTrust Governance simplifica la gestión jurídica de las empresas aportando eficacia a los procesos diarios de los servicios jurídicos y los equipos de cumplimiento normativo. DiliTrust Governance permite gestionar todas las áreas legales de forma conjunta, archivar datos y documentos, supervisar las actividades, compartir los documentos legales y colaborar en línea.